Tipos de franquicia

Las empresas pueden expandirse en sistema de franquicia de diferentes maneras. Todo dependerá del tipo de relación que el franquiciador quiera establecer con su red de franquiciados.

Incluso se pueden emplear diversas fórmulas en un mismo territorio, de modo que es conveniente conocerlas todas para saber qué nos está ofreciendo cada franquiciador en cada momento. Los tipos de franquicia más frecuentes son los siguientes:

Franquicia individual

Esta es la opción más frecuente. Consiste en conceder derechos de explotación de una única unidad individual, en exclusiva en un territorio, sin la posibilidad del franquiciado de subfranquiciar la actividad ni abrir, en principio, más establecimientos.

Existen tres modalidades de franquicia individual: de inversión, de gestión y de autoempleo.

La franquicia de inversión es aquella en que el franquiciado realiza la inversión y ejerce una dirección de control, mientras que toda la operativa está en manos del personal contratado; tanto para la dirección como para la tareas diarias (es el caso de hoteles, restaurantes, etc.). Suele ser atractiva para personas o empresas con gran capacidad de inversión que buscan un alto volumen de negocio y rentabilidad.

La franquicia de gestión es aquella en que el franquiciado trabaja dentro de la franquicia ejerciendo el rol de gerente y dirige un equipo de personas. Esta modalidad es atractiva para profesionales con un buen perfil directivo.

Finalmente, la franquicia de autoempleo es la más común de todas y consiste en la gestión integral de la franquicia, siendo así el empleado principal y, a menudo, con la contratación de una plantilla de personas. Normalmente son franquicias de un bajo volumen de inversión y con muchas posibilidades; dependiendo del esfuerzo e implicación del franquiciado.

Master franquicia

El máster franquiciado consiste en conceder los derechos en exclusiva en un territorio a franquiciados individuales. Es decir, el franquiciado principal actúa como pseudo-franquiciador en su territorio y reproduce la central franquiciadora. En consecuencia, realiza por su cuenta las funciones de expansión, gestión y dirección de la red de franquiciados establecidos en su zona.

En este sentido, la figura del máster recluta y selecciona los franquiciados, firma los contratos de franquicia y autoriza la cesión de los derechos. Además, forma a los franquiciados y les presta los servicios centrales y las obligaciones de franquiciador, cobrando por su cuenta el 100% de los cánones de entrada, royalties y cualquier otro canon o prestación.

Por lo tanto el máster franquiciado es quien mantiene la relación mercantil de franquicia con los franquiciados, al tiempo que él mantiene otra con el franquiciador, y es el propietario de la red de franquicias de su zona mientras dure el contrato.

Área developer

El área developer consiste en conceder derechos a un franquiciado que es quien asume el compromiso de desarrollar un territorio concreto y en exclusiva; es decir, abre un mínimo de establecimientos en el territorio, en un período de tiempo limitado y firmado en contrato.

Los establecimientos pueden abrirse por cuenta propia del área developer o por la concesión de franquicias.

Joint venture

Finalmente, una joint venture consiste en la creación de una empresa en la que la franquiciadora y el franquiciado se convierten en socios, y se concederán los derechos de explotación en exclusiva en un territorio de una o más unidades individuales.

También te puede interesar:

Cómo seleccionar una franquicia