Royalty

El royalty es una contraprestación económica que se paga durante toda la duración del contrato de franquicia.

El objetivo principal es a remunerar al franquiciador por los servicios centrales que presta a los franquiciados. Por tanto, los royalties sirven para financiar las operaciones que realiza la central para garantizar el funcionamiento de la red de franquicias.

La marca franquiciadora determina la cuantía, la frecuencia y la forma de pago de sus royalties. Estas variables se establecen en el contrato de franquicia. En este sentido, el franquiciado sabe, en todo momento, qué royalty deberá abonar en la central y en qué periodicidad.

Los royalties normalmente son una parte variable de la cifra de facturación total de cada franquicia. Pero, al igual que el canon de entrada, esta contraprestación económica es arbitraria y cada marca establece sus criterios.

Incluso, nos podemos encontrar algunas franquiciadoras que no exijan ningún royalty a su red de franquiciados. Estos casos los encontramos, sobre todo, cuando la central franquiciadora se siente remunerada por otras bandas.

Consulta otros tipos de contraprestaciones económicas que el franquiciado debe pagar a la franquiciadora:

Canon de entrada

otros cánones

Opción de compra