El canon de entrada

El canon de entrada es una contraprestación económica que se paga una única vez y, tal y como dice el nombre, el importe se abona en el momento de adquirir la franquicia. El pago de este importe de entrada es a fondo perdido.

La finalidad del canon de entrada es remunerar la franquiciadora los derechos de explotación del negocio, de su marca y la transmisión de la experiencia y la metodología de la marca.

El valor del canon de entrada es arbitrario. De hecho, cada franquiciadora determina su. En general, el importe se cuantifica en función del nivel de aceptación de la franquicia y de la notoriedad y prestigio que la marca tiene en el mercado.

Por lo tanto, de manera global, aquellas marcas más conocidas y que gozan de un buen posicionamiento en el mercado puede que exijan un canon de entrada bastante elevado. Sin embargo, cada franquicia es un mundo y, también nos podemos encontrar casos en que, franquicias con mucha notoriedad de marca, pidan poco canon de entrada.

Consulta otros tipos de contraprestaciones económicas que el franquiciado debe pagar a la franquiciadora:

royalty

otros cánones

Opción de compra